No Hacer en las consultas de Atención Primaria de un Área de Salud. Entrevista a Dña. Montserrat Gens Barberá. Médica de Familia. Directora de la UQT Camp de Tarragona, Institut Català de la Salut. Grupo de Seguridad del Paciente de semFYC

 

Montserrat Gens Barberá es médica de familia y Directora de Calidad de la Gerencia del Camp de Tarragona. Además es coordinadora del Grupo de Calidad de la Societat Catalana de Medicina Familiar i Comunitària (CAMFiC), vocal de la Societat Catalana de Qualitat Assistencial y miembro del Grupo de Seguridad del Paciente de semFYC. En la XIII Jornada de Seguridad del Paciente en Atención Primaria (virtual, 16 y 17 de junio de 2021) presentará la ponencia "No Hacer en las consultas de Atención Primaria de un Área de Salud".

Sano y salvo: ¿Cuál es su opinión sobre la temática planteada este año para la jornada sobre seguridad del paciente en atención primaria?

Montserrat Gens: La temática me parece muy apropiada y más aún en la situación que estamos viviendo provocada por la pandemia COVID-19. La pandemia obligó a los centros de salud de la noche a la mañana a cambiar el modelo organizativo y asistencial, dejando de ofrecer algunos servicios, modificando las dinámicas de trabajo y al mismo tiempo incorporando nuevas acciones, equipamientos y estructuras. Ha sido necesario incorporar nuevos modelos organizativos y asistenciales en tiempo récord para dar respuesta a las necesidades de salud en las diferentes etapas de la pandemia. Para poder llevar a cabo esta reorganización, la atención primaria se ha tenido que reinventar reflexionando sobre aquellas actividades que no aportan valor para poder incorporar nuevos retos, generando un nuevo paradigma. El esfuerzo de los profesionales para atender la demanda y hacerlo en un entorno seguro para el paciente y los profesionales también ha sido todo un reto. Por ello, es indispensable diseñar estrategias que incorporen la perspectiva de la seguridad del paciente, que nos permitan gestionar el riesgo y nos ayuden a garantizar una atención segura.

S. y s.: ¿Podría comentarnos cuál será el núcleo de su ponencia?

M. G.: La ponencia describe la experiencia de una dirección de atención primaria del Camp de Tarragona del Institut Català de la Salut (ICS) que está formada por 20 centros de salud. Se diseñó una estrategia para reducir el impacto en la seguridad del paciente de los procesos asistenciales, incorporando la gestión del riesgo tanto de forma proactiva como reactiva.  

Se centralizaron aquellas intervenciones supra equipo que debían atender y resolver las necesidades de salud generadas en la comunidad durante la pandemia COVID-19, con el objetivo de facilitar el trabajo propio en los centros de salud: Elaboración de listas de verificación informatizadas en una aplicación proactiva en seguridad del paciente proSP que permitía operativizar de forma estandarizada los planes de contingencia y desescalada en los centros de salud y en las residencias;  gestión y liderazgo del Hotel Salut SB Tarragona que permitió el aislamiento efectivo de casos y contactos estrechos por la COVID-19 que no podían realizarlo en su domicilio; creación de equipos móviles para la realización de intervenciones comunitarias relacionadas con cribajes masivos poblacionales, pruebas diagnósticas PCR, TAR en las residencias y centros educativos; creación una unidad covid para seguimiento de contactos estrechos, casos asintomáticos y leves o gestiones burocráticas (bajas laborales). Estas acciones incorporaron nuevos roles. Se elaboraron las directrices, procedimientos y protocolos incorporando información actualizada que facilitara los cambios organizativos y asistenciales en los centros de salud:

A nivel organizativo, se modificaron los turnos de los profesionales, se paralizaron las sesiones clínicas, reuniones de equipo, reuniones de las comisiones de calidad, equipos de mejora, es decir se dejaron de hacer todas las actividades no relacionadas directamente con la asistencia. Se modificaron los circuitos y flujos de pacientes para garantizar la prevención y control de la infección en el proceso de atención al paciente con sintomatología respiratoria, adaptando todas las medidas organizativas para garantizar la seguridad de los profesionales y el uso racional de los equipos de protección individual frente al coronavirus SARS-CoV-2. A nivel asistencial, se mantuvo la atención presencial en situaciones de urgencia y emergencia; seguimiento de pacientes descompensados y situaciones final de vida.  Reorganización de las agendas potenciando la virtualidad y disminuyendo la presencialidad en las consultas; se desprogramaron visitas de seguimiento de patologías crónicas estables y se dejaron de hacer pruebas diagnósticas, intervenciones y actividades comunitarias. Se priorizó la actividad no presencial, incorporando nuevas funcionalidades en la estación clínica y en la carpeta personal del paciente, potenciando un nuevo modelo de relación bidireccional y asincrónico con el paciente. Por otra parte, para incrementar la resolución en atención primaria, se dotó a los centros de salud de ecógrafos portátiles que permitían el diagnóstico y seguimiento de pacientes COVID-19.  

La pandemia ha generado un cambio de paradigma de la asistencia sanitaria. La Atención primaria ha sido capaz de liderar, gestionar e incorporar nuevas acciones dando respuesta a los retos planteados a pesar de las estrategias muchas veces orientadas a una atención más hospitalaria. 

Somos conscientes que este cambio de modelo ha generado nuevos riesgos comprometiendo la seguridad del paciente. Hemos analizado los incidentes de seguridad del paciente notificados durante la pandemia, objetivamos un mayor número de eventos adversos y con consecuencias más graves para el paciente. Se han incrementado los de gestión clínica y procedimientos, los relacionados con los procesos asistenciales y la comunicación. Es imprescindible recuperar la dinámica de trabajo en equipo y la cultura en seguridad de los centros como elemento crucial para afrontar las situaciones de alto riesgo asistencial que nos van surgiendo día a día.

S. y s.: ¿Cuáles son los mensajes claves de su intervención a transmitir a los profesionales de atención primaria para lograr un impacto real sobre la seguridad de nuestros pacientes?

M. G.: 

- La pandemia por el virus SARS-COV-2 ha puesto en peligro la seguridad de los pacientes y profesionales, ha modificado la manera de realizar los procesos dejando de prestar algunos y incorporando de nuevos. Todo un reto para el sistema sanitario, para ello es imprescindible potenciar el liderazgo de la atención primaria y aprovechar las oportunidades para incorporar estrategias que permitan mejorar la calidad asistencial desde la perspectiva de la seguridad del paciente.

- Las estrategias de mejora deben enfocarse a convertir los centros en organizaciones inteligentes basadas en la confianza, en la gestión de los riesgos (proactivos y reactivos) y en la implicación profesionales.

- La cultura de seguridad positiva, es un requisito esencial para gestionar el riesgo inherente a la práctica asistencial cotidiana. Es necesario que los equipos adopten medidas efectivas (dejando de hacer aquellas que no aportan valor) para reducir el riesgo de los errores y aumentar la seguridad del paciente. 

S. y s.: ¿Cómo cree que se podía mejorar la implicación de los profesionales sanitarios en la seguridad del paciente?

M. G.: Es innegable que el éxito de la implantación de estrategias en seguridad del paciente está en función de las habilidades de los líderes y del compromiso de los profesionales. Todos los profesionales del equipo, deben de estar implicados, cada uno con su nivel de responsabilidad: la dirección del equipo debe definir, planificar, apoyar, impulsar, evaluar y mejorar la estrategia; la unidad funcional de seguridad del paciente debe operativizar la estrategia definida por la dirección; los profesionales incorporaran estos conceptos en la gestión clínica del día a día. 

Para impulsar la cultura en seguridad del paciente en un equipo requiere de un liderazgo claro, trabajo en equipo y participación activa de los profesionales en el proceso de cambio. El resultado nos ayudará a controlar y mejorar los procesos, haciéndolos más seguros, promover el aprendizaje a partir de la mejora continua y los hábitos nos ayudaran a tener una actitud de servicio hacia los pacientes, sus familias y los compañeros. Promover esta manera de trabajar diariamente entre los profesionales o en un equipo, beneficiará al paciente y sus familiares, pero también a los profesionales y las organizaciones.

S. y s.: ¿Dónde podemos encontrar más información sobre el tema del que nos va a hablar?

M. G.: 

Consulta telefònica en temps de la covid-19. Experiència en un centre de salut urbà.

https://vimeo.com/483467368/91c4a98f81

https://vimeo.com/483467368/91c4a98f81

Utilización de la aplicación proactiva en Seguridad del Paciente (proSP) en la atención primaria y entorno residencial durante la pandemia COVID-19.

Patient Safety Program in Primary Care Safe use of medication management during Covid_19 pandemic.


Twitter: @montse40636311


Publicado por María Luisa Torijano y José Ángel Maderuelo


0 comentarios: