Recomendaciones en contra del cribado de cáncer de próstata con antígeno prostático específico (PSA). Editorial SEMFYC en la Revista Atención Primaria

La revista Atención Primaria ha publicado un editorial de título explícito: Recomendaciones en contra del cribado de cáncer de próstata con antígeno prostático específico.

El PSA es un  indicador que, para cribado en hombres sanos, ha resultado no ser ni sensible ni específico: un valor bajo no garantiza que el paciente no tenga un cáncer de próstata y un valor elevado puede ser causado por otras alteraciones de la próstata, como la hipertrofia benigna y la prostatitis.

Como se cita en el artículo que reseñamos, el propio descubridor del PSA, el Dr. Ablin, cree que la determinación sistemática del PSA se ha convertido en un desastre extremadamente costoso para la salud pública. Muchos pacientes sanos, tras un falso positivo, han sido sometidos a biopsias que solo les han procurado ansiedad, cuando no daño: hemorragias, infecciones...

Otros han sido diagnosticados de un cáncer de próstata que no les hubiera causado la muerte ni mayores complicaciones, dado su crecimiento lento, de no haber sido descubierto por una determinación rutinaria del PSA. Hay muchos hombres que mueren con un cáncer de próstata, pero no de un cáncer de próstata. A estos pacientes el tratamiento puede producirles, además de los ineludibles efectos físicos y psicológicos propios de la prostatectomía y la radiación, otros efectos adversos como disfunción eréctil, incontinencia urinaria, síntomas urinarios o aumento de la mortalidad.

Los autores del editorial, todos ellos miembros del Grupo de Trabajo sobre Cáncer del Programa de Actividades Preventivas y de Promoción de la Salud (PAPPS) de semFYC, han evaluado el principal beneficio esperable del cribado con PSA: la reducción de la mortalidad, tanto la específica por cáncer de próstata como la global. Para su evaluación se han basado en una revisión sistemática Cochrane actualizada con los 5 ensayos clínicos aleatorizados (ECA) disponibles.

La evaluación ha concluido que el cribado detecta más cánceres de próstata y en estadios más precoces, pero no tiene impacto sobre la mortalidad por cáncer de próstata ni sobre la global.

Los recientes resultados del ECA PLMO, a los 13 años de seguimiento, no modifican las conclusiones aportadas por la revisión.

La US Preventive Services Task Force, en sus más recientes recomendaciones de octubre de 2011, se ha pronunciado en contra del cribado del cáncer de próstata. La American Cancer Society señala que el cribado solo debe realizarse si la intervención, sus beneficios y riesgos han sido discutidos con el paciente.

El PAPPS siempre ha mantenido que no existe suficiente evidencia científica para recomendar este cribado en las personas asintomáticas. La actualización de las recomendaciones del PAPPS 2012, realizadas con el sistema GRADE, se concreta en que a la población de riesgo medio no se le debería recomendar el cribado con PSA. Riesgo medio es el de los hombres mayores de 50 años, asintomáticos, de raza caucásica y sin antecedentes familiares. Caso de recomendar el cribado a un paciente, éste habrá de ser informado de sus beneficios y riesgos. El médico habrá de tener en cuenta las preferencias y valores del paciente informado.

Los autores concluyen que para reducir tanto la mortalidad por cáncer de próstata como los riesgos que supone su sobrediagnóstico y sobretratamiento causados por el cribado, habrá que hacer estudios que acoten la población de riesgo y que puedan beneficiar a los hombres de mayor riesgo (raza negra, historia familiar).

Por otro lado nos recuerdan la importancia de la prevención primaria. La población general se podría beneficiar del ejercicio físico, la ingesta de alimentos como los tomates, vegetales crucíferos (repollo, brócoli, coliflor...) y soja. El consumo de tabaco y la obesidad, por el contrario, incrementan el riesgo de morir por un cáncer de próstata.


Marzo-Castillejo M, Nuin-Villanueva MÁ, Vela-Vallespín C. Recomendaciones en contra del cribado de cáncer de próstata con antígeno prostático específico. Aten Primaria. 2012 Jul;44(7):377-8.
Ver en este blog:

Prevenir el sobrediagnóstico: cómo dejar de hacer daño a las personas sanas

Los daños del cribado. Nuevo interés sobre una vieja preocupación


Publicado por Jesús Palacio