Recomendaciones del Consejo de la Unión Europea sobre la seguridad de los pacientes

La Unión Europea ha establecido la seguridad del paciente como una línea de acción comunitaria prioritaria y, como reflejo de esta priorización, el día 3 de julio ha publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea estas recomendaciones de 9 de junio de 2009.

Llama la atención gratamente, entre todas ellas, la siguiente consideración: “Los Estados miembros deben crear, mantener o mejorar sistemas completos de aprendizaje y de notificación que recojan el grado y las causas de los efectos adversos, para hallar soluciones e intervenciones eficaces”. Puede ser el primer paso para modificar en nuestro país una legislación que no favorece en absoluto esta cultura, tan necesaria para que podamos avanzar (recordemos, como triste ejemplo, el reciente caso de Ryan).

Pero fundamentalmente este documento se centra en las infecciones asociadas a la asistencia, reconociendo la necesidad de destinar los recursos necesarios para su prevención: “La prevención y la lucha contra las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria deben ser una prioridad estratégica a largo plazo para las instituciones sanitarias. Todos los niveles y funciones jerárquicos deben cooperar para que se llegue a un comportamiento y un cambio organizativo que produzcan resultados, definiendo responsabilidades a cada nivel, organizando infraestructuras y recursos técnicos locales y creando procedimientos de evaluación” y “Los Estados miembros deberían proponerse reducir el número de personas afectadas por infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria”

Así hay un total de 11 recomendaciones que se dividen en:

1. RECOMENDACIONES SOBRE CUESTIONES RELATIVAS A LA SEGURIDAD GENERAL DE LOS PACIENTES, sobre el fomento de políticas y programas nacionales, sobre la capacitación e información a ciudadanos y usuarios, sobre el apoyo de sistemas de información sin sanciones y de aprendizaje, sobre la promoción de la educación y la formación de profesionales, sobre la clasificación y medición de la seguridad a escala comunitaria, la colaboración para compartir la información y la experiencia generada y sobre la promoción de la investigación.

2. RECOMENDACIONES ADICIONALES SOBRE PREVENCIÓN Y LUCHA CONTRA LAS INFECCIONES RELACIONADAS CON LA ASISTENCIA SANITARIA, sobre la adopción y aplicación de una estrategia específica para conseguir reducir este tipo de infecciones y la consideración de un mecanismo intersectorial para la utilización prudente de antimicrobianos.

3. RECOMENDACIONES FINALES, sobre la difusión de estas recomendaciones e información a la Comisión Europea de los progresos realizados.

No queríamos dejar pasar la ocasión de difundir este importante documento que sin duda dará impulso entre los Estados Miembros a la implementación de acciones necesarias para la mejora de la Seguridad del Paciente en toda Europa.


Editado por Marisa Torijano