Seguridad del paciente y derecho a la asistencia sanitaria: consecuencias del RDL16/2012. Acciones de semFYC. Realidad actual. Entrevista a Luis Gimeno, coordinador nacional del GdT de Inequidades en Salud - Salud Internacional de semFYC, ponente en la XI Jornada de Seguridad del Paciente en Atención Primaria

Luis Andrés Gimeno Feliu es médico de familia en el Centro de Salud San Pablo de Zaragoza y coordinador nacional del Grupo de Trabajo de Inequidades en Salud - Salud Internacional de semFYC.

Este es el currículo que nos ha facilitado:

Especialista en Medina Familiar y Comunitaria del Centro de Salud San Pablo de Zaragoza. Doctor en Medicina. Trabajó previamente varios años en la República Democrática del Congo y en Vallecas. Actualmente combina su trabajo clínico con la docencia pregrado en la Universidad de Zaragoza. Sus principales áreas de interés son la salud internacional, las migraciones, los determinantes sociales de la salud y la multimorbilidad. Miembro del grupo de investigación EpiCrhon y de REDISSEC. Actualmente es el coordinador nacional del Grupo de Trabajo de Inequidades en Salud - Salud Internacional de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria. Desde el año 2012 pertenece a REDER (Red de Denuncia y Resistencia al RDL16/2012). Cada día con más preguntas y menos respuestas. Ama el tiempo de los intentos.

En la XI Jornada de Seguridad del Paciente en Atención Primaria (Madrid, 20 de Mayo), presentará la ponencia "La seguridad del paciente y el derecho a la asistencia sanitaria: consecuencias del RDL16/2012 en la seguridad de los pacientes. Acciones de semFYC para paliar esta situación. Realidad actual."

Sano y salvo: ¿Cuál es su opinión sobre la temática planteada este año para nuestra jornada sobre seguridad del paciente?

Luis Gimeno: “Equidad, Salud Publica y Seguridad del Paciente” son tres elementos  íntimamente ligados a una práctica profesional de calidad. En muchas ocasiones, ideas bienintencionadas de mejora pueden acabar siendo realizadas con mayor intensidad sobre las poblaciones con mejor nivel de salud dejando de lado a aquellos colectivos en condiciones más precarias que podrían beneficiarse más de estas mejoras. De esta manera, es el propio sistema sanitario el que en ocasiones puede aumentar este “gap” de inequidad. Esta idea la popularizó hace años Julian Tudor Hart y creo que está vigente actualmente tanto en las actuaciones asistenciales como en la de promoción de la salud o en las políticas sanitarias. Dedicar unas jornadas (con su trabajo previo y posterior) a analizar y reflexionar sobre la seguridad del paciente, la Salud Pública y la equidad puede ayudarnos a disminuir estas diferencias injustas y evitables.

S. y s.: ¿Podría transmitirnos cuál será el núcleo de su ponencia?

L. G.: En nuestra ponencia vamos a recordar la repercusión que ha tenido y tiene la aplicación del RDL16/2012 (Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones) sobre las personas inmigrantes en situación administrativa irregular. Analizaremos como este RDL16/2012 ha supuesto una quiebra radical en nuestro Sistema Nacional de Salud, provocando una gran inseguridad sanitaria en cientos de miles de pacientes así como una gran arbitrariedad a la hora de recibir atención sanitaria de calidad. Mientras una de las prioridades de la OMS es amplicar la Cobertura Sanitaria Universal, en nuestro país, al menos 873.000 personas según datos del propio gobierno central han dejado de tener derecho a recibir atención sanitaria como el resto del la ciudadanía. No parece que aumente la seguridad de los pacientes (ni ahorre costes) que varios miles de diabéticos dejen de tener derecho del día a la mañana a un seguimiento y tratamiento de su enfermedad desde Atención Primaria y se les condené a recibir únicamente atención urgente ante las descompensaciones. Según un reciente estudio de varios profesores de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, la aplicación del RDL ha supuesto un aumento de la mortalidad de un 15% entre los inmigrantes en situación irregular durante los primeros tres años de aplicación de esta Ley. Eso supone unas 70 muertes adicionales por año. Se expondrán las diferentes iniciativas que desde el primer momento ha desarrollado la  semFYC (Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria) para garantizar la atención sanitaria de este colectivo. Compartiremos las acciones de denuncia, de investigación científica, de colaboración con otras organizaciones e incluso de llamada a la desobediencia civil como elemento ético fundamental para garantizar la no discriminación de estas personas.

S. y s.: ¿Porque cree que es importante que le escuchen los profesionales que trabajan en Atención Primaria?

L. G.: Las y los profesionales que trabajan en Atención Primaria tenemos una posición privilegiada para detectar problemas de seguridad en salud en las actividades cotidianas. Millones de encuentros sanitarios se dan todos los años donde podemos observar las complicaciones derivadas tanto de nuestras propias intervenciones como desde las aplicadas desde otros niveles asistenciales. La longitudinalidad en la relación con los pacientes, sus familias y comunidades nos permiten detectar incidentes en su seguridad que nos ayuden a estudiar sus causas y poder crear las condiciones que los hagan más improbables.

S. y s.: ¿Cuáles son las claves que usted cree que es preciso destacar y transmitir a los profesionales de atención primaria para lograr un impacto real sobre la seguridad de nuestros pacientes?

L. G.: Las y los profesionales de Atención Primaria tenemos una gran capacidad de detección de incidentes y de estructuras que favorecen la aparición de problemas en la seguridad de nuestros pacientes. Tenemos la posibilidad de trabajar con otras estructuras del sistema sanitario como los hospitales para evitar su aparición. Asimismo tenemos la posibilidad de establecer un diálogo horizontal con pacientes y ciudadanía en general que permitan detectar y mejorar las situaciones que ponen en peligro la seguridad de la población. Para todo esto hace falta seguir mejorando en formación, sensibilización, disponibilidad de tiempo y liderazgo.


Publicado por Sano y salvo


0 comentarios: