Evidencias para dar suplementos de Calcio y vitamina D: no para todos

La revista Reumatología Clínica ha publicado recientemente una revisión sobre la evidencia disponible en cuanto a los distintos usos que pueden darse al calcio y la vitamina D.

En la misma se tienen en cuenta todas las revisiones sistemáticas en forma de metaánalisis que existen con respecto al uso de suplementos de calcio y vitamina D, tanto en población sana, para evitar la aparición de osteoporosis, como en población con osteoporosis establecida.

Además valora las revisiones sistemáticas existentes en relación con los acontecimientos adversos producidos por el uso de calcio y vitamina D.

Esta extensa revisión concluye que en población sana sin osteoporosis no existe evidencia suficiente para apoyar una intervención a gran escala que recomiende la toma de suplementos de calcio y vitamina D para evitar caídas y fracturas osteoporóticas.

En pacientes con osteoporosis establecida, tampoco se puede justificar el uso generalizado de suplementos de vitamina D o calcio aislados para prevenir fracturas, aunque la evidencia sí muestra cierto efecto protector si se utilizan de forma conjunta ( Calcio y vitamina D) en la prevención de fracturas de cadera y en las no vertebrales.

En relación con el uso con otros fármacos para la osteoporosis, como los bifosfonatos, el Consenso de la Sociedad Española de Reumatología (SER) de Osteoporosis 2011 dice que en pacientes que reciben tratamiento anticatabólico se recomienda un aporte de 1.000 mg de calcio y de 800-1.000 U de vitamina D al día. Además la ficha técnica de todos estos medicamentos recomienda que se aseguren unos niveles de calcio y vitamina D determinados y, por tanto, en caso de no ser posible conseguirlos con la ingesta habitual, deben ser alcanzados con suplementos.

El articulo revisa también la evidencia existente en cuanto a la aparición de eventos adversos, tales como la nefrolitiasis y los eventos cardiovasculares (infarto agudo de miocardio/ accidentes cerebrovasculares agudos), para concluir que hasta la fecha no existe evidencia que claramente asocie el uso de suplementos de calcio con el mayor riesgo de padecer cualquiera de ellos.

Los suplementos de calcio y vitamina D, como muy bien se recuerda en una tabla en este artículo, tienen sus contraindicaciones (litiasis cálcica, insuficiencia renal grave, etc.), su efectos adversos (hipercalcemia, hipercalciuria, dolor abdominal, rash, urticaria, toxicidad de vitamina D a dosis elevadas, etc.) y sus advertencias y precauciones de uso (cálculo previo de la ingesta diaria, monitorización regular del calcio plasmático y urinario, monitorización de la función renal en ancianos, riesgo de hipercalcemia con diuréticos tiazídicos, etc.)

Loza Santamaría E. Suplementos de calcio y vitamina D ¿para todos?: Contras. Reumatol Clin. 2011 Sep;7 Suppl 2:S40-5.


Publicado por Guadalupe Olivera