Interrupciones y distracciones en la atención sanitaria: revisión y revaluación

"To err is human", el informe del Instituto de Medicina del año 2000, identificó las interrupciones como un probable factor contribuyente de los errores médicos. Se ha publicado que las interrupciones pueden ser perjudiciales y que, a menudo, pueden dificultar a los profesionales sanitarios completar sus tareas con éxito. Sin embargo, algunas de ellas son esenciales para el cuidado del paciente y ofrecen a los profesionales sanitarios una información necesaria.


Este artículo, publicado en Quality and Safety in Health Care, realiza una revisión de la literatura sobre este tema a través de la búsqueda en las bases de datos on line de Pubmed y WOK (Web of Knowledge) incluyendo un total de 33 artículos. Entre ellos se incluyen 6 de Atención Primaria.

Se desprende de la revisión que las interrupciones ocurren frecuentemente en la atención sanitaria, independientemente del nivel asistencial donde ésta sea prestada. En los originales revisados se estudian diferentes aspectos, como la tarea interrumpida, la respuesta del que ha sido interrumpido, las intervenciones puestas en marcha para reducir las interrupciones, el coste o el impacto de las mismas en los resultados.

Este último punto se destaca como una oportunidad para la investigación: sólo siete estudios examinan el impacto de estas interrupciones; de ellos, tres son de primaria. Éstos últimos concluyen que son pocos los pacientes que presentan sentimientos negativos por las interrupciones, y que más de la mitad de los pacientes quedan satisfechos a pesar de las interrupciones sufridas en la entrevista con su médico.

La discusión se centra en las implicaciones cognoscitivas que tienen estas interrupciones, así como en una aproximación desde el punto de vista de los sistemas sociotécnicos complejos para poder comprenderlas.

Se realiza una revaluación planteando que la alta frecuencia de las interrupciones, junto con el contenido de su información, puede ser simplemente un indicativo de la elevada necesidad de comunicación y coordinación constante en la atención sanitaria.

Las interrupciones pueden ser beneficiosas tanto para el que interrumpe como para el interrumpido, pudiendo ser necesarias para un cuidado seguro y de calidad. No está tan claro que las intervenciones para reducirlas sean una buena idea. De hecho, intentar eliminar todas las interrupciones es poco prudente, ya que puede ser tanto inviable como inseguro. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que hay situaciones, como aquellas en las que se produce un procedimiento de alto riesgo, en que la limitación de interrupciones debiera estar garantizada.

Se concluye que esta aproximación dará a los investigadores una visión más global de las interrupciones, y traerá como consecuencia la realización de estudios más exhaustivos que tengan en cuenta la complejidad de las mismas y las múltiples variables de los distintos ámbitos de atención. Esto conduciría a un entendimiento más profundo de las interrupciones y a una mejora en el diseño de los sistemas para apoyar a los profesionales sanitarios mientras tratan con ellas en el curso de su trabajo diario.



Publicado por Marisa Torijano