El IV Congreso de Atención Sanitaria al Paciente Crónico y la Seguridad del Paciente

Celebrado en Alicante del 8 al 10 de marzo, el último día tuvo lugar una mesa sobre “Abordaje de la medicación en pacientes con enfermedades crónicas” de la que queremos destacar dos intervenciones, por su interés para la Seguridad del Paciente.

Isabel Rosich, coordinadora de Farmacia en Atención Primaria de Costa de Ponent, en el ICS, nos habló de “Conciliación y revisión de la medicación” estructurando su intervención en 4 puntos:

- ¿Qué sabemos? Aquí se refirió a los criterios de Beers y a los Stopp/Start, ya conocidos, a la lista PRISCUS alemana y al proyecto ACOVE de la RAND Corporation. Además la SEFAP está finalizando un documento sobre conciliación y revisión, que próximamente estará disponible.

- ¿Qué evidencia hay? Poca, los estudios que hay no son de buena calidad y no son concluyentes.

- ¿Qué experiencias hay? Presentó una en una organización integrada en Cataluña, con avisos y alertas de interacciones, de uso prolongado excesivo, de adecuación indicación-prescripción, etc donde se han visto resultados a corto plazo pero no se sabe lo que ocurrirá a medio y largo plazo.

- ¿Qué retos tenemos? Centra su preocupación en la punta de la pirámide del Chronic Care Model, los pacientes de mayor complejidad. Habremos de desarrollar programas específicos, vías clínicas, formación, auditorías, etc. Y comenta la necesidad de implementar estrategias de deprescripción, un tema en el que creemos firmemente en este blog.

José Miguel Baena, médico de familia del CdS La Marina de Barcelona (ICS) habló sobre el “Seguridad clínica ligada la uso de fármacos” y planteó la contradicción de que, siendo que las personas mayores reaccionan de manera distinta a los fármacos que los jóvenes, no hay ensayos clínicos en pacientes mayores. Resaltó la importancia de la edad, el nº de fármacos y el nº de médicos que atienden a un paciente como factores de riesgo y señaló los efectos adversos más frecuentes en los ancianos (caídas, depresión, confusión, inquietud, incontinencia, extrapiramidalismo,…) y el grave riesgo de caer en una cascada de tratamientos, introduciendo un nuevo fármaco para paliar los efectos adversos de otro. Por supuesto está por la deprescripción, algo que tenemos que tener todos muy presente.


Ver en este blog Deprescripción. Entrevista al Dr. Enrique Gavilán, del Laboratorio de prácticas innovadoras en polimedicación y salud


Publicado por Fernando Palacio