Conflictos de interés, medicalización y seguridad de los pacientes. Ponencia de Abel Novoa Jurado en la X Jornada de Seguridad del Paciente en Atención Primaria. Madrid, 2 de junio de 2017.

Continuamos con la publicación de las ponencias a la mesa de debate sobre “actividades y estrategias para un uso seguro de los medicamentos”. En su intervención Abel Novoa define el conflicto de interés (CI) como “aquellas circunstancias que crean un riesgo de que los juicios o acciones profesionales en relación con su interés primario puedan ser indebidamente influidos por un interés secundario”. Los intereses primarios de la medicina son la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud; el alivio del dolor causado por la enfermedad; la asistencia, curación y cuidado de los enfermos; evitar la muerte prematura y velar por una muerte en paz.
Actualmente se considera al CI como un problema estructural, con consecuencias sistémicas y cuyas soluciones son tanto profesionales como políticas, académicas, sociales o culturales.
En los años 80, las dificultades de la profesión ante los intereses privados fueron abordadas desde el punto de vista del paradigma profesional que consideraba que la clave del problema estaba en manos de la profesión médica, que las influencias de los CI eran no estructurales y que, aunque podría haber algún caso de corrupción, los juicios profesionales se guiaban por los intereses primarios. Sin embargo, las evidencias acumuladas en los últimos 30 años indican que la influencia indebida de los intereses de la industria sobre los juicios profesionales afecta a los objetivos de la medicina. 
A pesar de haber ensayado diferentes abordajes como la declaración, la gestión o el registro transparente de los CI (proyecto The Sunshine Act), se constata que un 30% de los ensayos clínicos se publican con evidente sesgo comercial y que existen dificultades para desarrollar guías de práctica clínica libres de intereses. Además no ha mejorado la calidad en la prescripción de fármacos, la autocrítica profesional o la cuestión del pago a los médicos. Al contrario, los CI aparecen como parte integral de la investigación biomédica y la gestión sanitaria, los intereses comerciales han conseguido manipular el conocimiento y existe una desregulación del mercado de medicamentos que afecta especialmente a las novedades. Esta influencia de los intereses secundarios en los objetivos de la medicina hace necesaria una apuesta decidida por la independencia profesional y su reconocimiento.
Las organizaciones profesionales no se defienden adecuadamente de estas influencias, y aluden a una retórica de la buena intención que no es creíble al observar el evidente autointerés de muchas de sus actividades.
La innovación y la generación de conocimiento biomédico se desarrolla en un nuevo contexto de “revolución tecnocientífica” enmarcado en la lógica del beneficio, primando la iniciativa privada sobre la académica, el entorno cerrado sobre el colaborativo y el marketing sobre las ventajas objetivas. Además la salud se muestra como el mercado perfecto, debido a que la ambigüedad de su definición justifica la innovación tecnológica en un “modelo de progreso infinito” utópico que no acepta limitaciones, favoreciendo la sobreutilización de recursos y un crecimiento insostenible de los sistemas de salud.
El paradigma de la gestión también afecta de manera estructural a las decisiones de los profesionales. La retribución en base a indicadores de eficiencia, en lugar criterios clínicos, éticos o científicos genera un círculo vicioso de los CI: el mercado determina los objetivos y los resultados de la investigación para incrementar el consumo de productos, lo que genera más gasto y hace que gestores y políticos activen instrumentos de control de la actividad profesional basado en reglas determinadas por evidencias y criterios contaminados por los intereses de unos y otros. 
El abordaje de los CI pasa, además de otras intervenciones, por considerar que la independencia profesional no es un problema médico individual, sino fundamentalmente institucional, político y social. Para superar las dificultades es importante apelar al profesionalismo, la tercera lógica, distinta a la del mercado y a la de la gestión, capaz de modular sus excesos y aprovechar sus potenciales beneficios para los pacientes y la sociedad.


Abel Novoa Jurado. Médico de Familia del Servicio Murciano de Salud. Presidente de la Plataforma No Gracias.


+ info:
Entrevista al ponente en el blog Sano y salvo.

Más información sobre la jornada.


Publicado por José Ángel Maderuelo


La actualidad en Seguridad del Paciente en un clic: últimos tuits de @sanoysalvoblog

Artículos, noticias y otros contenidos relacionados con la Seguridad del Paciente en general y especialmente en Atención Primaria, publicados en nuestra cuenta de Twitter @sanoysalvoblog*

















































































































*El equipo que mantiene @sanoysalvoblog está compuesto por Cecilia Calvo Pita @cecilicp y Jesús Palacio Lapuente @je_pala.

Realiza la publicación de estas selecciones Txema Coll Benejam @txemacoll


Errores de medicación inducidos por la apariencia de los medicamentos: propuestas, avances y perspectivas

En una anterior entrada se reseñaba el editorial publicado por la revista Atención Primaria con el títulMedicamentos: cuando las apariencias engañan. El artículo expone la propuesta de las sociedad científicas semFYC, FAECAP, SECA y SEFAP de normalizar las cajas de los medicamentos para que los pacientes puedan identificarlos con mayor facilidad, y así evitar confusiones a la hora de tomarlos.

Desde la publicación de esa entrada, la semana pasada, se ha producido un importante avance: la propuesta ha llegado a las Cortes mediante una Proposición No de Ley (PNL).

El grupo Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea presentó una PNL el pasado día 3 de agosto, cuyo texto íntegro puede consultarse aquí, en cuya exposición de motivos se recogen los argumentos de la propuesta de isoapariencia de medicamentos con la misma composición de las sociedades científicas.

La PNL es formulada así:

   "El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a:

   1. Elaborar en el plazo de 6 meses la normativa necesaria para que los
   envases de medicamentos, tanto para su dispensación ambulatoria
   como para su uso hospitalario o en otros centros, presenten en una
   de las caras principales del envase primario, así como en dos de
   las caras secundarias de dicho envase, solamente la DOE del
   fármaco, su dosis y el número de dosis sobre un fondo blanco.

   2. Llevar a cabo un proceso de evaluación de esta medida que permita
   desarrollar futuros cambios legislativos que caminen hacia una
   mejora de la seguridad del paciente y la conciliación de la
   medicación."
En la línea de lo recomendado por la National Patient Safety Agency (NPSA) británica (figura a la izquierda) se propone que se normalicen 3 caras, la principal y dos laterales. La propuesta de las sociedades, explícitamente de mínimos y abierta a desarrollos como éste, mencionaba sólo una de las caras mayores. La recomendación de la NPSA de poner la información crítica en 3 caras no opuestas, visibles a la vez, da aún más garantías para evitar errores por confusión. Aplicada a la propuesta de isoapariencia, la caja quedaría como se desglosa en la figura bajo estas líneas.
En Chile el Ministerio de Sanidad impulsa una medida para mejorar la identificación del principio activo: que ocupe al menos un tercio de la superficie de una de sus caras principales, para evitar confusiones (figura a la derecha).

La medida ya fue aprobada por la comisión de salud del Senado en la llamada "Ley de Fármacos 2", actualmente en trámite en dicha cámara.

Expertos, investigadores, clínicos, agencias del medicamento como la FDA estadounidense y de seguridad del paciente como la NPSA británica, así como organismos de referencia en el uso seguro del medicamento como el ISMP, han elaborado propuestas para evitar confusiones por el embalaje y el etiquetado, que en el Reino Unido se estima están detrás de una tercera parte de los errores de medicación. La clara identificación del principio activo es una medida básica y unánime de diseño seguro.

Hay un amplio consenso también en la necesidad de que los medicamentos iguales tengan la misma apariencia, para evitar confusiones. Esta isoapariencia, también llamada bioapariencia por similitud con la bioequivalencia, se recomienda sea integral: no sólo del diseño de los envases, sino también del color, forma, tamaño e impronta de comprimidos y cápsulas. Recordemos que hay países, como EEUU, en los que los medicamentos no se sirven en sus cajas originales, como en España, sino en frascos personalizados preparados en las farmacias.

Esas propuestas y recomendaciones, asumidas por sociedades científicas, colegios profesionales y organizaciones de consumidores, han tenido un amplio eco en redes sociales y medios de difusión, tanto especializados como generalistas.

Las medidas propuestas están llegando a los parlamentos, donde finalmente pueden convertirse en normativa que cambie el diseño actual de los medicamentos por otro más seguro.

Es el momento de que los legisladores y las autoridades sanitarias cumplan con sus responsabilidades en este importante aspecto de la seguridad de los pacientes.


Publicado por Jesús Palacio


La actualidad en Seguridad del Paciente en un clic: últimos tuits de @sanoysalvoblog

Artículos, noticias y otros contenidos relacionados con la Seguridad del Paciente en general y especialmente en Atención Primaria, publicados en nuestra cuenta de Twitter @sanoysalvoblog*
































































































*El equipo que mantiene @sanoysalvoblog está compuesto por Cecilia Calvo Pita @cecilicp y Jesús Palacio Lapuente @je_pala.

Realiza la publicación de estas selecciones Txema Coll Benejam @txemacoll