Entrevista a Pilar Vicente García, miembro de la Asociación Española de Alérgicos al Látex y enfermera

La alergia al látex, aunque en la actualidad muy nombrada, aún es muy desconocida. Según algunos estudios, en España un 2% de la población general la ha desarrollado y en grupos de riesgo la cifra puede ascender hasta un 15%. Una vez que aparece, cualquier ámbito de la vida de una persona está implicado, porque ¿dónde no hay látex?

Entrevistamos a Pilar Vicente García, miembro de la Asociación Española de Alérgicos al Látex y enfermera.

S. y S.: ¿Crees que los profesionales sanitarios están sensibilizados o formados en este problema?

P.V.G.: Aunque ha mejorado la situación en los 2 ó 3 últimos años, aún queda mucho por hacer. Hay muchos profesionales sanitarios que a día de hoy no acaban de saber muy bien qué hacer cuando un alérgico al látex llega a sus consultas o servicios.

¿Qué aspectos habría que mejorar?


Pienso que dos fundamentales, el de la información y el de la formación. Es una patología que, aunque ya se va conociendo en términos generales, hay muchos aspectos de ella que para muchos profesionales sanitarios son desconocidos.

¿Podrías ponernos algún ejemplo?


Bueno, pues uno muy básico sería que cuando alguno de nosotros, acudimos a algún profesional y nos ven prendas de vestir interiores elásticas, comentan: “¡Anda, es alérgico al látex y lleva elásticos de látex!”. Para el paciente es un comentario que crea malestar; lo primero que piensas es que no se han creído que seas alérgico al látex. Afortunadamente los pacientes estamos cada vez más preparados y formados en seguridad del paciente y, de forma responsable y lo más calmadamente que puedes, explicas que ya hay prendas cuyos elásticos son de materiales sintéticos que no nos perjudican.

Otro ejemplo sería cuando te van a administrar algún medicamento que viene en un vial de vidrio y tiene el tapón de goma; tú instintivamente preguntas, “¿el tapón es de látex natural?”, las respuestas pueden ser muy variadas… “pero si yo no voy a tocar el tapón” o “pues quito el tapón y ya está” y ya cada vez es más frecuente otra respuesta, “voy a preguntarlo, me aseguraré”. En los dos primeros casos el paciente tiene que ponerse a explicar que el líquido puede estar con proteínas de látex y, aunque se quite el tapón o no se toque, puede dar una reacción. Entonces lo que se produce es un distanciamiento profesional/paciente que no beneficia a ninguna de las dos partes. En la tercera respuesta puede comenzar una empatía con el profesional, que se interesa más por el problema y se pone a investigar si el tapón es de látex natural o sintético. Esta situación sí es beneficiosa para las dos partes.

Otra situación que crea mucha sorpresa es cuando explicas que hay alimentos que, al tener proteínas semejantes a las del látex natural, pueden producir reacciones iguales que las que produce el propio látex. Es lo que se denomina “síndrome látex-fruta”, ya que son las frutas de origen tropical las más implicadas: kiwi, piña, plátano…pero también está el tomate, la naranja, el melón…

Entonces ¿ningún alérgico al látex puede comer estos alimentos?


No; según estudios realizados son aproximadamente el 50% de los alérgicos al látex los que desarrollan además el “síndrome látex-fruta”, y no a todas las frutas, pero la verdad es que cuando aparece reacción a alguno de estos alimentos, es frecuente que la lista vaya aumentando.

Además de formación e información como comentabas al principio, ¿qué cosas se podrían hacer para mejorar la situación?


A nuestro parecer estaría bien que los profesionales sanitarios, cuando hacen reuniones, seminarios, jornadas etc., invitaran a los pacientes y les dieran la oportunidad de explicar cuál es su día a día, los obstáculos que tienen que sortear por su alergia al látex, su sentir ante situaciones con profesionales sanitarios. No se trata de enfrentar, ni reprochar, se trata de comunicarnos y escucharnos mutuamente, de cambiar poco a poco la cultura actual.

Los pacientes sabemos que los profesionales sanitarios y nosotros tenemos un objetivo común, nuestra seguridad, la seguridad del paciente. Curiosamente caminamos hacia ese objetivo las dos partes, pero lo hacemos en paralelo, a cierta distancia y mirándonos de reojo, y así nunca nos encontraremos. Debemos aprender a caminar juntos, codo con codo.

¿Qué destacaríais de las acciones de vuestra organización, la Asociación Española de Alérgicos al Látex?


La difusión de la enfermedad ha sido muy importante; hemos llevado a cabo gran número de jornadas en diferentes autonomías y dirigidas precisamente a los profesionales sanitarios, muchas de ellas acreditadas y reconocidas de interés sanitario. Se ha dado información veraz y contrastada a todos los pacientes alérgicos al látex. Se han realizado estudios en cuya realización hemos contado siempre con el apoyo del Ministerio de Sanidad y Política Social, y para cuya realización hemos contado con profesionales de diferentes disciplinas como químicos, ingenieros, bioquímicos, dermatólogos, alergólogos, etc. y de diferentes ámbitos cómo universidades, hospitales, escuelas de enfermería, centros de investigación en biotecnología, etc.

Todo esto se puede ver en la página Web de la Asociación, www.alergialatex.com. Los estudios mencionados se pueden descargar libremente de la Web.

Muchas gracias por pensar en nosotros y brindar la oportunidad de que los alérgicos al látex estemos presentes en este blog Sano y Salvo que me ha parecido muy interesante.

Muchas gracias por tu atención.



Entrevista realizada por Clara Formoso para Sano y Salvo

English version of this post